En marzo volvieron las clases de la escuela de música de la Banda Popular Infanto Juvenil de Ramallo.

A principios de mes se volvieron a abrir las puertas de la legendaria institución que forma a los músicos de la ciudad y de la región desde hace más de 117 años, siguiendo la tradición de sus fundadores.

Este año, la sede de Av. Mitre lució renovada con los colores que identifican a la Banda y mayores comodidades, que hoy son disfrutadas por los más de 70 alumnos que están aprendiendo percusión e instrumentos de viento.

Los apasionados docentes no solo son los responsables de trasmitir las técnicas para crear melodías sino además, transmiten su pasión por la música y los valores característicos de la institución. Muestra de ello, es el ejemplo que da Rogelio “Pirincho” Dipascua, que a pesar de sus más de 80 años no falta ni un solo día a lo que es una misión en su vida: contagiar a las futuras generaciones.